se-brancher

Acceso al correo electrónico tras la marcha

  • Autor:Zurita Alonso Abogados
  • 0 Comentarios

Si un empleado abandona su empresa, ¿puede usted consultar el historial de su correo electrónico para comprobar qué tareas tiene pendientes?

Control. Uno de sus trabajadores ha dimitido de un día para otro, y usted necesita acceder a su correo electrónico corporativo para comprobar cómo ha dejado su faena. Por ejemplo: si tiene tareas pendientes, si está en medio de una negociación… Apunte.  Pues bien, podrá hacerlo si previamente ha advertido al afectado de que el ordenador y su cuenta de correo electrónico corporativa son herramientas de trabajo propiedad de la empresa y de que podrá acceder a ellas. A estos efectos:

  • Su empresa puede controlar el uso de las herramientas informáticas que pone a disposición de su plantilla si previamente ha regulado la posibilidad de efectuar este control.Apunte.  En este sentido, como un control de este tipo puede vulnerar derechos fundamentales (derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones), los tribunales exigen que se haya informado claramente a los afectados.
  • Aunque abandone su empresa y ya no sea trabajador, el afectado sigue siendo titular de sus derechos fundamentales.¡Atención!  Por tanto, lo correcto es que haya informado de que podrá acceder a las herramientas informáticas también en caso de extinción (aunque sea casi imposible que el afectado se entere de que usted accede al e-mail que tenía, sea cauteloso y prepare este tipo de notificación).

Política de empresa. Elabore y entregue a sus trabajadores una política de acceso tras cesar en la empresa que indique lo siguiente:

  • Que el objetivo de acceder al equipo informático propiedad de la empresa y al correo electrónico es recuperar los documentos necesarios para continuar la actividad y las relaciones comerciales, tales como proyectos, informes, listados de clientes…
  • Que, para evitar en el futuro la pérdida de información comercial que pudieran remitir por correo los clientes o proveedores a esa antigua dirección de correo corporativa, su empresa cerrará dicha dirección y redirigirá los mensajes a una cuenta de la compañía.

Podrá acceder al ordenador y consultar su e-mail si previamente ha informado de que actuará de ese modo en caso de extinción del contrato.

Fuente: Lefebvre – El Derecho, S.A.

Publicado en: Actualidad