Falsos autónomos

  • Autor:Zurita Alonso Abogados
  • 0 Comentarios

Determinadas empresas optan por contratar autónomos para evitar los costes de las cotizaciones sociales. Pero si dicha contratación esconde una relación laboral, las consecuencias pueden ser muy gravosas…

Relación laboral

Requisitos. Si su empresa contrata a un autónomo y el trabajo realizado cumple los requisitos de una relación laboral ordinaria, el afectado será considerado un “falso autónomo”, y la Seguridad Social reclamará las cotizaciones en el Régimen General (con los recargos correspondientes) por el período de contratación (y con máximo de hasta los últimos cuatro años). ¡Atención!  Además, su empresa puede ser sancionada con una multa mínima de 3.126 euros.

Características. A estos efectos, vea los indicios que señalan la existencia una relación laboral:

  • Ajenidad. Que los riesgos y beneficios correspondan al empresario: por ejemplo, que el autónomo reciba un pago fijo mensual, que trabaje con herramientas y medios de la empresa, que sólo trabaje para esa empresa, que no pueda delegar los trabajos en terceros…
  • Dependencia. Que el trabajador no tenga autonomía para organizar su trabajo (es usted quien le da instrucciones claras de cómo realizarlo), que esté sujeto a un horario, que tenga que acudir cada día a su empresa, que se “mezcle” con el resto de trabajadores… Apunte.  Las instrucciones sobre cómo se desea el resultado final del trabajo, o sobre calidades estándar o plazos de entrega, sí son válidas (ya que no inciden en la forma de realizar el trabajo).

Más indicios. Otro indicio es que en la empresa haya existido previamente un puesto de trabajo cuyas tareas y funciones eran las mismas que las que ahora realiza un autónomo. ¡Atención!  Y si además ese autónomo es el mismo trabajador que las desarrollaba, la sanción indicada más arriba por contratar falsos autónomos podrá aplicarse en grados más altos. Así, la ley prevé una sanción de entre 3.126 y 10.000 euros cuando una empresa comunique la baja de un empleado y éste continúe la misma actividad o mantenga idéntica prestación de servicios sirviéndose de un alta indebida como autónomo.

Derechos del empleado. Además de las consecuencias frente a la Seguridad Social y de la multa indicada (cuando ésta sea aplicable), el trabajador que se considere “falso autónomo” podrá reclamar su condición de fijo, las diferencias salariales del último año (respecto al salario del convenio) y una indemnización por despido improcedente al término de la relación. Apunte.  Y también podrá reclamar la devolución de las cuotas de Autónomos.

Recomendaciones

Evítelo. En definitiva, si va a contratar a algún autónomo para realizar trabajos continuados en su empresa, verifique que no se dan los indicios indicados más arriba. Por ejemplo:

  • Satisfaga cantidades variables en función del trabajo realizado y evite que el autónomo quede sujeto a un horario fijo.
  • Si la actividad del autónomo requiere medios materiales, verifique que es él quien los aporta (herramientas, vehículos…).
  • Déjele autonomía para organizar y ejecutar el trabajo según sus propios criterios, o incluso para rechazar otras tareas o actividades distintas a las inicialmente contratadas.

Relación mercantil. Aunque la seguridad absoluta no existe (dependerá del caso concreto), si se dan estas circunstancias tendrá más argumentos para defender que la relación es mercantil y no laboral.

La Seguridad Social le reclamará las cotizaciones con un recargo adicional, y el trabajador puede reclamar las diferencias salariales del último año y su condición de fijo en plantilla.

Fuente: Lefebvre – El Derecho, S.A.

Publicado en: Actualidad