Sociedades interpuestas

  • Autor:Zurita Alonso Abogados
  • 0 Comentarios

Hacienda ha hecho pública una nota en la que informa sobre su postura respecto a las denominadas “sociedades interpuestas”. Vea cómo actuar para que su empresa no sea calificada como tal.

Hacienda no se opone al uso de sociedades para llevar a cabo actividades profesionales, ni tampoco para adquirir bienes que los socios utilicen para fines personales. Sin embargo, en una reciente nota indica cómo actuará en estos casos…

Servicios profesionales

Simulación. Respecto a las sociedades a través de las cuales se desarrollen actividades profesionales, Hacienda verificará quién dispone de los medios humanos y materiales que permiten prestar los servicios.¡Atención!  Si la sociedad carece de estructura para realizar la actividad (o bien teniéndola no la destina a prestar dichos servicios), considerará que existe una simulación y que la sociedad sólo se ha constituido para que sus beneficios tributen en el Impuesto sobre Sociedades y no en el IRPF (cuyo tipo marginal suele ser mucho más alto).

Regularización. En ese caso, la Inspección actuará de la siguiente forma:

  • Calculará la cuota del IRPF del socio (o socios) imputándole la totalidad de los ingresos y gastos de la sociedad (es decir, como si la sociedad no existiera) y le impondrá sanciones sobre la cuantía dejada de ingresar.
  • Al mismo tiempo, devolverá a la sociedad las cuotas pagadas en sus liquidaciones por Impuesto sobre Sociedades.

Operación vinculada. En caso de que la sociedad sí disponga de los medios para llevar a cabo la actividad (por ejemplo, dispone de local, ordenadores, mobiliario, trabajadores, etc.), Hacienda se limitará a comprobar si la retribución que percibe el socio por sus servicios se ha valorado a precios de mercado (siempre que el socio tenga al menos el 25% del capital y se considere que está vinculado con ella). Apunte. A estos efectos, dicha condición se cumplirá (es decir, se considerará que la retribución se ha valorado a precios de mercado) si, entre otros requisitos, su cuantía representa al menos el 75% del resultado contable previo.

Sociedades con bienes no afectos

Bienes particulares. La nota también explica cómo actuará la Inspección en caso de sociedades que tienen en su activo bienes que no destinan a la actividad, sino que son utilizados de forma particular por los socios (viviendas, embarcaciones, vehículos, etc.). ¡Atención!  En estos casos:

  • Si la cesión de los bienes se ha hecho sin contrato, Hacienda podrá imputar a los socios vinculados (es decir, a aquellos que ostentan al menos un 25% del capital) un rendimiento del capital mobiliario (como dividendo o retribución de los fondos propios), que se cuantificará por el valor de mercado de dicha cesión.
  • Los gastos generados por estos bienes (amortizaciones, reparaciones, consumos, etc.) se considerarán no deducibles, al tratarse de bienes que no están afectos a la actividad.
  • En caso de que exista un contrato de cesión de los bienes, Hacienda comprobará que la sociedad ha computado un ingreso por alquiler y que éste se ha valorado a precios de mercado. Apunte.  En ese caso, los gastos generados por los bienes cedidos sí que se considerarán fiscalmente deducibles.

Si usted es profesional y presta sus servicios a través de una sociedad, asegúrese de que ésta dispone de los medios necesarios para llevar a cabo la actividad. Si la sociedad dispone de bienes que usted utiliza a nivel personal, formalice un alquiler.

Fuente: Lefebvre – El Derecho, S.A. // AEAT

Publicado en: Actualidad